El equilibrio de recursos

Factor_Humano_Formacion_Equilibrio_Recursos

El equilibrio de recursos

Hace una semana hablábamos de las restricciones que afectan a un proyecto, las mismas que tratamos de equilibrar utilizando los 47 procesos que recoge la Guía del PMBOK®: alcance, tiempo, coste, riesgos, recursos y calidad.

Pues bien, si seguimos buceando por el ámbito de la gestión del tiempo, nos adentramos en el capítulo 6 de la Guía del PMBOK®. Y allí encontraremos 6 procesos que intervienen durante la fase de planificación del proyecto:

  1. Planificar la gestión del cronograma.
  2. Definir las actividades.
  3. Secuenciar las actividades.
  4. Estimar los recursos de las actividades.
  5. Estimar la duración de las actividades.
  6. Desarrollar el cronograma.

Hacemos una parada en la fase de planificación para “dar una pensada” al proceso (6) con el que obtendremos el cronograma.

Para empezar a trabajar en el desarrollo del cronograma vamos a necesitar el Plan general del proyecto, el registro de riesgos y los resultados obtenidos de los cuatro procesos anteriores: el diagrama de red, la necesidad de recursos y su disponibilidad, así como la duración de las actividades.

Llegados a este punto ya podemos hacer una primera conclusión: “El equilibrio de recursos” tiene más que ver con la gestión del tiempo que con la gestión de RR.HH.

Y, ¿qué herramientas podemos utilizar para desarrollar el cronograma?

  • El análisis de la red del cronograma.
  • El método de la ruta crítica.
  • El método de la Cadena Crítica.
  • Técnicas de optimización de recursos: Nivelación de recursos y Equilibrio de recursos.
  • Técnicas de modelado.
  • Adelantos y retrasos.
  • Compresión del cronograma: Intensificación (Crashing) y Ejecución rápida (Fast-tracking)
  • Herramienta de programación.

Para finalizar esta entrada llegaremos a una segunda conclusión: “El equilibrio de recursos” es una técnica con la que modificaré la asignación de recursos de una actividad siempre que no suponga un retraso de mayor de la holgura libre y total.

Podemos deducir que se trata de una técnica que no podremos aplicar en muchos proyectos, sin embargo nos ha servido como punto de partida para identificarla de cara al examen de certificación CAPM® o PMP®; situándola entre un conjunto de procesos claves para la planificación del proyecto.

Una planificación precisa nos permitirá ejecutar con más garantías de éxito; podríamos decir que se convertirá en nuestro catalejo.

Sin comentarios

Publicar una respuesta