Electrodomésticos inteligentes

Factor_Humano_Formacion_Electrodomesticos_Inteligentes

Electrodomésticos inteligentes

Mayor eficiencia y seguridad, entre otras muchas ventajas, es lo que nos prometen los electrodomésticos de un futuro cercano con sus funciones inteligentes añadidas en los últimos avances vistos durante este tiempo de evolución del hogar convencional.

Eficiencia en el sentido de lograr monitorizar la energía consumida mostrándonos los datos a través de nuestro smartphone o en una pantalla incorporada en el propio electrodoméstico para mejorar su uso: si nos lo hemos dejado encendido o la puerta del frigorífico está entreabierta y no nos hemos dado cuenta, por ejemplo. Por otro lado, si tenemos contratada en casa alguna tarifa especial de consumo de luz, nuestro horno podrá avisarnos de en qué horario nos resulta más económico su uso o la lavadora de cuándo ahorramos agua ayudando, de paso, al miedo ambiente.

¿Cómo puede un electrodoméstico inteligente ofrecer mayor seguridad? Pues, por ejemplo, avisándonos del mal funcionamiento o rotura de alguno de sus componentes, detectando fugas, cañerías inundadas, etc. De esta manera, al detectarlo, el aparato en cuestión se parará y nos mandará una notificación para que podamos saber qué ocurre.

Más virtudes que vamos a encontrar dentro de poco en nuestros hogares serán la monitorización remota (permitiéndonos controlar mediante una App previamente instalada en nuestro móvil, cualquier aparato eléctrico) y la accesibilidad (útiles órdenes de voz facilitarán el uso de los electromésticos a una persona invidente, por ejemplo, evitándole tener que acceder a botones físicos); también acciones diarias de menor importancia pero útiles, como la interacción que ya ofrecen los frigoríficos con internet y Google Calendar el cual nos permite olvidarnos del clásico horario escrito en papel.

Como suele decirse, esto es sólo la punta del iceberg de todos aquellos avances que están por llegar y que, a buen seguro, no harán más que mejorar nuestras vidas en los próximos años.

Sin comentarios

Publicar una respuesta