Gestión de los riesgos

Factor_Humano_Formacion_Gestion_Riesgos

Gestión de los riesgos

Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Facebook

La gestión de los Riesgos ajustará aquello que hayamos definido considerando las restricciones básicas de cualquier proyecto que emprendamos: Alcance, Tiempo y Coste. Así es como vamos obteniendo una visión más realista del conjunto del proyecto, y por tanto, aumentamos las probabilidades de éxito.

A continuación os propongo una forma bastante sólida de definir un plan B. La Guía del PMBOK® nos propone 6 procesos para la gestión de los riesgos: 5 de ellos se llevarán a cabo durante la planificación del proyecto, y el sexto durante la fase de control y seguimiento.

Para que la aplicación de estos procesos sea lo más eficaz posible, me parece imprescindible que partamos de la definición de los conceptos básicos del riesgo. Empezamos reconociendo que “un riesgo es algo desconocido que puede afectar de forma positiva o negativa a los objetivos de un proyecto” (Pablo Lledó, 2103, p. 286).

  • Incertidumbre y riesgo: la diferencia es mínima.
    • Si no conocemos la probabilidad de ocurrencia estamos hablando de incertidumbre.
    • Si conocemos la probabilidad de ocurrencia estaríamos ante un riesgo.
  • Probabilidad de ocurrencia: el suceso que es bastante seguro que suceda cuenta con una probabilidad de ocurrencia de casi el 100%.
  • Impacto: se cuantifica el impacto que supone el riesgo para el proyecto (alcance, tiempo, coste y calidad).
  • Valor monetario esperado = Prob. Ocurrencia x Impacto
  • Reservas para contingencias: una vez que los riesgos han sido identificados y cuantificados, se estima una reserva para contingencia que se refleja en el presupuesto.
  • Actitud frente al riesgo:
    • Apetito: el grado de incertidumbre que estamos dispuestos a aceptar para obtener una posible recompensa a futuro.
    • Tolerancia: qué cantidad de riesgo estamos dispuestos a enfrentar.
    • Respaldo financiero: organizaciones con gran respaldo financiero podrían tolerar más riesgo que aquellas más pobres.
    • Diversificación: si tenemos los huevos en diferentes canastas, podríamos aceptar más riesgo.

Independientemente de la envergadura del proyecto, los riesgos existirán. Asumimos que es una parte intrínseca a la naturaleza del proyecto que debemos saber gestionar. Además, desmenuzar los procesos que nos propone la Guía del PMBOK® y aplicarlos sin más, no es la varita mágica que nos garantizará el éxito del proyecto.

Sin comentarios

Publicar una respuesta