Gold Plating: Proyectos bañados en oro

Factor_Humano_Formacion_Gold_Plating

Gold Plating: Proyectos bañados en oro

Share on LinkedInTweet about this on TwitterShare on Facebook

Este fenómeno lo conocemos muy bien en el ámbito de las TIC, y sobre todo, en el desarrollo software. Cuando esta situación se da es síntoma de que las cosas no se están haciendo bien.

Definir el alcance del proyecto e introducir los cambios adecuados durante su ejecución, son dos aspectos claves para no desviarnos de nuestro objetivo inicial. Y sobre todo, para que le entreguemos al cliente justo lo que pidió, ni más ni menos.

La Guía del PMBOK® propone 6 procesos para una adecuada gestión del alcance:

Procesos GA_04Al igual que en otras áreas de conocimiento, la fase de planificación cobra especial protagonismo. Y sin embargo, en la vida real, cuando no existe una metodología clara para la gestión del proyecto, la planificación casi no existe o se solapa con la ejecución. Esta situación provoca que el alcance sea más difuso, se produzca el Gold Plating, se aumenten los riesgos, los costes, …

Pablo Lledó en su libro Director de Proyectos hace un pequeño resumen de los 6 procesos de la gestión del alcance:

  1. Planificar la gestión del alcance: cómo se llevarán a cabo el resto de los procesos (requisitos, definición, EDT, validación y control).
  2. Recopilar requisitos: documentar las necesidades de los interesados para convertirlas en requisitos del proyecto.
  3. Definir el alcance: desarrollar el enunciado del alcance detallado.
  4. Crear la estructura de desglose del trabajo o EDT: descomponer el proyecto en partes más pequeñas.
  5. Validar el alcance: conseguir la aceptación formal del alcance por parte del cliente o patrocinador.
  6. Controlar del alcance: gestionar los cambios en el alcance.

Este post servirá como punto de partida para profundizar sobre los conceptos y herramientas que nos permitirán conocer y controlar el alcance de nuestro proyecto. Además, analizaremos los beneficios que nos proporciona una gestión adecuada del alcance, partiendo de la experiencia y la realidad que vivimos en entornos donde todavía no ha calado el Project Management.

Hoy me gustaría transmitir este mensaje: hay que ser listos y ejercer un sólido liderazgo si eres el director de proyectos. Aplica los procesos y las herramientas que te ayudarán a ajustar las desviaciones del objetivo de tu proyecto; evitando así fenómenos como el Gold Plating.

Sin comentarios

Publicar una respuesta