Mindfulness

Factor_Humano_Formacion_Mindfulness

Mindfulness

¿Serías capaz de contar hasta 10 sin que te interrumpa ningún pensamiento? ¿Y de concentrarte 10 minutos en la lectura un blog sin que salte alguna notificación en tu pantalla?

Pongo en marcha mi pequeño ritual para escribir este artículo: café calentito, silencio en el despacho, Word en blanco… y de repente, las notificaciones del correo saltan durante unos segundos, los suficientes para que desvíen mi atención. Consigo retomar el artículo, y escucho el timbre de un Whatsapp que decido no leer hasta que termine de escribir… vuelvo a concentrarme. Y por último, suena el móvil… alguien llama. Corto y cambio, así imposible.

¿Te sientes identificado? ¿Cuántas veces llegan las 18:00 de la tarde y todavía no has podido terminar ese informe con el que había arrancado el día?

Nuestra jornada se llena de interrupciones, unas justificadas y otras no tanto, que desvían nuestra atención de lo que teníamos en marcha. Volver a centrarnos de nuevo nos llevará algunos minutos. Este tiempo que se pierde va en contra de los compromisos que habíamos adquirido y de nuestra agenda. Aumenta la tensión, lo que nos impide retomar la concentración. Finalmente, esta situación nos empuja a una dispersión mental que sólo origina más pérdida de tiempo y un aumento del estrés.

En otras entradas hablábamos de las competencias y habilidades que caracterizan a un director de proyecto. Pues bien, con el post de hoy añadimos dos cualidades de las que nos hablan los expertos en habilidades directivas: la gestión del tiempo y la gestión del estrés.

Hace 30 años, en el Centro Médico de la Universidad de Masschusetts, surge el reconocido Programa de Reducción del Estrés basado en Mindfulness. Jon Kabat-Zinn lo introduce  en la medicina y psicología occidental, a partir del estudio científico de esta práctica milenaria en otras culturas orientales.

El Mindfulness (Atención Plena) es un término con un significado mucho más amplio de lo que referimos en este artículo, sin embargo es un nexo interesante que nos ayuda a relacionar nuestra vida cotidiana, llena de interrupciones y agendas inconclusas, que nos conducen a unos niveles de estrés disfuncionales. Ocasionando una reducción en nuestra capacidad de  atención, concentración, y por lo tanto, de rendimiento en todo lo que hacemos. Laboral y personal.

Sin comentarios

Publicar una respuesta