Los procesos de calidad según el PMI®

Factor_Humano_Formacion_Procesos_Calidad_PMI

Los procesos de calidad según el PMI®

Hace poco asistí a un webinar del presidente del Grupo de García Carrión, y nos contaba que una de las premisas en las que se basaban sus productos era conseguir la mayor calidad al menos coste. Y pensé cómo una frase tan corta puede tener tantas implicaciones…

Bajo mi punto de vista, conseguir la mayor calidad supone conocer las necesidades del cliente, lo que espera de tu producto, cubrir estas expectativas y eliminar lo que no le aporte valor. Al menor coste requiere optimizar los procesos de producción, de distribución, del personal necesario…

Al pensar en el concepto de calidad también pensé en mi experiencia como consumidora. Si compro un bolígrafo, y me lo venden como el Ferrari de de la escritura, induciéndome a pensar que no fallará desde el primer día hasta el último. Al primer borrón, el producto me habrá defraudado, desconfiaré de la marca y dejaré de comprarlo.

Esto me hace pensar que además de asegurar la calidad en tu proyecto, también hay que saber gestionar correctamente las expectativas del cliente. Y por lo tanto, no permitir que el cliente presuponga unas cualidades del servicio, o producto, irreales e inalcanzables.

Para entender mejor cómo gestionar la calidad en mis proyectos, se me ocurre recurrir a la guía PMBOK® del PMI®: propone 3 procesos que permitirá la gestión de la calidad del proyecto, tanto en el desarrollo del proyecto como en sus resultados.

  1. Planificar la Gestión de la Calidad. Se identificarán los requisitos del cliente y la normativa que aplique; y además, proporcionará una guía de cómo se van a satisfacer las necesidades del proyecto e implementará dicha normativa en materia de calidad. Y por supuesto, será un plan flexible, que tendrá vida propia durante la ejecución del proyecto para aceptar los cambios que no se pueden planificar.
  2. Asegurar la calidad en la fase de ejecución. Mediante las auditorías o con el análisis de procesos podremos confirmar que el proyecto cumple con las políticas y procedimientos implementados en materia de calidad, y establecidos para el proyecto.
  3. Controlar la calidad en la fase de control. Se supervisa, se evalúa el desempeño y se recomiendan los cambios necesarios.

En futuras entradas iremos desmenuzando este concepto de la calidad y los beneficios que aporta en la gestión del proyecto. Será interesante descubrir cómo podremos aumentar la productividad, la rentabilidad y la satisfacción del cliente.

Sin comentarios

Publicar una respuesta